Venezuela en la ONU: Invasiones imperiales son la causa de la crisis de refugiados Imprimir
Escrito por Prensa ONU   
Miércoles, 07 de Octubre de 2015 17:38

acnur foto 1

Ginebra, 7 de sep.- Venezuela denunció este miércoles en la ONU Ginebra que las invasiones imperiales son la causa de la enorme crisis de refugiados que vive hoy el planeta.  

 

Así lo señaló el presidente de la Comisión Nacional para Refugiados de Venezuela, Yldefonso Finol, en su discurso durante la 66º Sesión del Comité Ejecutivo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

 

“La estrategia imperialista de destrozar Estados no sumisos -que antes se aplicó en Libia-, es la causa principal de la actual crisis de refugiados, con una cifra récord de 60 millones de refugiados y desplazados en 2015”, afirmó el vocero venezolano.

 

“Observamos conmovidos el dolor de tantos seres humanos, víctimas de invasiones imperialistas que les arrebatan sus recursos naturales, su tranquilidad y sus vidas”, agregó Finol, quien estuvo acompañado en la jornada por el representante permanente de Venezuela ante la ONU Ginebra, embajador Jorge Valero, integrante de la delegación venezolana.

 

Finol destacó que el caso de Siria muestra “de manera dramática” la paradoja de los refugiados: Hasta 2010, Siria acogía con generosidad a cientos de miles de refugiados de otros países, hoy, son millones los sirios que huyen por la injusta guerra.

 

Recalcó que el presidente Nicolás Maduro, en su reciente intervención ante la Asamblea General de la ONU, ratificó el compromiso de Venezuela con los principios fundacionales de las Naciones Unidas, referidos a fortalecer la paz universal, respetar la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, fomentar la cooperación internacional, y respetar los derechos humanos.

 

“En tiempos de la Revolución Bolivariana, Venezuela ha mantenido un sistema de refugio amplio e inclusivo, y una política de integración de los migrantes en general, que les abre la puerta de los derechos a millones de personas venidas de casi todo el planeta, especialmente de nuestra hermana República de Colombia, desde donde más de 5 millones de personas han venido a labrarse una vida digna y en paz”, puntualizó.

 

En este sentido, añadió que ni siquiera la drástica caída del precio petrolero ha apartado al Gobierno Bolivariano de este compromiso solidario.

 

Enfatizó que los refugiados y solicitantes de refugio en Venezuela tienen garantizado el acceso oportuno a formular solicitudes, y el goce de los principios de oralidad, celeridad, gratuidad, debido proceso, libre tránsito, de No Sanción, No Devolución, No Discriminación y Unidad Familiar.

 

También destacó que Venezuela garantiza a estas personas derechos plenos a la salud y la educación gratuitas en todos sus niveles, empleo, libre empresa, comercio justo, sistema bancario y crédito popular.

 

“Tratamos a los refugiados como nacionales en nuestra Ley Orgánica del Trabajo”, dijo, apuntando que 80 mil ciudadanos colombianos han sido favorecidos con el sistema público de pensiones, y que los principios de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, de 1990, ya están contemplados es nuestra ley.

 

“La protección internacional tiene muchas aristas en Venezuela: la Misión Identidad documentó, sólo en 2004, a casi 800 mil colombianos. Muchos de los cuales ya tienen la nacionalidad venezolana, con base en los privilegios que nuestras leyes dan a los nacidos en las naciones bolivarianas”, enumeró Finol.

Venezuela no ha deportado refugiados

 

Sobre la supuesta deportación de refugiados que han señalado algunos medios de comunicación internacionales, Finol fue tajante al expresar: “Como Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados declaro categóricamente que no se ha deportado a ningún refugiado, y si se llegase a documentar un solo caso, (yo) iría personalmente a la frontera a retornar a ese hermano refugiado a su estatus en el territorio nacional”.

 

También precisó que en ese inmenso flujo mixto venido de Colombia, a través de 2.219 kilómetros de fronteras, se llegaron a infiltrar elementos del paramilitarismo, el narcotráfico y el contrabando.

 

“Los grupos paramilitares, como parte armada de una conspiración transnacional contra la Revolución Bolivariana, han emboscado, herido y asesinado a venezolanos civiles y militares, usando el escape fronterizo como ventaja de sus acciones criminales”, manifestó.

 

“Se han valido de negocios ilícitos para financiarse: destrucción de nuestra moneda con operaciones cambiarias irregulares dirigidas desde Miami y Cúcuta; el contrabando de extracción de alimentos, medicinas, combustible y todo tipo de bienes saqueados a Venezuela y revendidos en el lado colombiano”, dijo.

 

Indicó que para frenar este desangre Venezuela se vio en la obligación de cerrar algunas franjas fronterizas, donde paramilitares, narcotraficantes y contrabandistas habían establecido sus bases operacionales.

 

“Sin embargo, el emporio mediático de la campaña anti-venezolana, ha difundido informaciones falsas y manipuladas”, denunció.

 

Finol acotó que los esfuerzos de Venezuela a favor de los migrantes, refugiados y solicitantes de refugio, son parte esencial de los principios constitucionales del país, “porque los derechos humanos tienen carácter paradigmático en la Revolución Bolivariana que nos legaran el presidente Hugo Chávez y el padre de la Patria, Simón Bolívar”.

Share
Última actualización el Miércoles, 07 de Octubre de 2015 17:52